domingo, 21 de junio de 2009

Mangerico


En estas fechas se celebran en Lisboa las fiestas de los Santos Populares, que parten de San Antonio para acabar en San Juan. Se celebran verbenas populares, sardiñadas y se bebe sangría y montones de minis de cerveza (que por alguna extraña razón hacen que la cerveza esté más rica que en las botellas de tercio... serán cosas del gasificado y de que no acaban calentorras ya que se beben muy rápido, non che sei).

En estas verbenas se venden plantas de "mangericos", son unas plantas muy olorosas que sólo florecen en el mes de junio y que la tradición dice que no se pueden oler con la nariz directamente ( ya que morirían) por lo que la forma de captar el olor es darles unos golpecitos con la palma de la mano para después oler directamente de tu mano; costumbres...

La parte más romántica del asunto es que cada planta viene acompañada de un poema de amor (llamado "quadra") y un clavel de papel (por algo San Antonio es el patrono de los que están buscando pareja), por lo que es tradición que los hombres las compren para ofrecerlas a aquella mujer que les interesa (supongo que las nuevas costumbres y libertades está haciendo que las compras se diversifiquen...)

Acabé por descubrir que el "mangerico" es el hermano pequeño del "mangericão", en resumidas cuentas, un pariente muy cercano de la albahaca (basílico que dirían los italianos). Después de este descubrimiento estoy pensando que parte de mi Mangerico va a acabar adornando tomates y ensaladas...

2 comentarios:

camilopalabra dijo...

a mi me hace pensar el nombre en comer en italiano "mangare" (no sé si se escribe así). Como si fuera una planta comestible, igual que el corazón de tu amado que tiene que ser devorado. Jaja, ya desvarío. Por acá volveré Rev. Los bloggeros olvidados del mundo tenemos que unirnos, ya que no no nos comenta nadie jeje. Un gran abrazo en este domingo procrastinador (aprendí una nueva palabra).

Camilo Palabra

Reb dijo...

pues bien pensado, puede ser que el nombre provenga justo de un italiano intentando explicarle a un portugués para qué servía la planta, jaja.
gracias por pasarte por aquí.