lunes, 25 de abril de 2011

Cena en el Capricciosa

Elegimos cenar en el Capricciosa de Cascais por dos razones:

1.- Estaba con un antojo de pizza incontrolable
2.- Las vistas eran estas:



Nuestra mesa estaba situada en una coqueta esquina de forma que ambos teníamos privilegiadas vistas a la playa. Pese a su increible situación, el restaurante mantiene unos preciosos muy razonables y acordes con la calidad de la comida.



Es la segunda vez que visito un restaurante de la cadena, el primero fue en la zona de Oriente en Lisboa, también con unas maravillosas vistas al rio y exactamente con la misma decoración. Hay que decir que el mobiliario es correcto, sencillo y funcional sin más; han conseguido que el ambiente sea joven, alegre y acogedor. Nuestra mesa tenía una lamparilla del Ikea en rojo, lo que hacía que todo tuviera esa tonalidad (de ahí los colores extraños en las fotos que traigo).





Elegimos una pizza para cada uno (que resultó ser demasiado, nos las acabamos pero con dificultades) y una "insalata del chiefe" con calabacín, gambas y mozzarella, una ensalada templada que resultó todo un acierto y que espero poder reproducir en casa. Las pizzas son al estilo romano, finitas y con los ingredientes en su punto, sin demasiada cocción. La mía tenía tomate natural, champiñones frescos y salchicha blanca, estaba muy jugosa y suave.




Regamos todo con una sangría de tinto de 2 litros (por sólo 13,90 euros), muy fresca y con su buen punto de vino. No conseguimos acabarla, y eso que alargamos bastante la sobremesa para ese fin.

Repetiremos seguro, pero la próxima vez en la terraza!!!

2 comentarios:

jorge dijo...

los preciosos son razonables??
creo que embargadad@ por tu emoción te hubiese gustado unos preciosos precios razonables.
Un saludo

Reb dijo...

no voy a discutir de precios aquí, pero te recomiendo que te pases a comparar los precios de los restaurantes a pie de playa en la zona de Cascais; después hablamos.
me mantengo, tienen unos precios muy ajustados al lugar y la calidad, lo que hace que esté siempre lleno y sea complicado encontrar mesa incluso a diario. gracias por pasarte. beijinhos